• Detectigal

Bajas laborales

Actualmente, un alto porcentaje de los casos que recibimos en nuestra agencia son relativos a bajas laborales fraudulentas.


Muchas empresas y mutuas deciden contratar a un detective privado para que investigue una baja laboral que les afecta. Tratan de demostrar la existencia de fraude por parte del trabajador. Hay cierto nivel de picaresca, y un trabajador así les puede costar bastante dinero. Y más, si se prolonga esta situación. Además, los propios compañeros de trabajo también pueden sufrir las consecuencias. Porque en ocasiones se les obliga a asumir parte de las funciones del trabajador que está de baja médica. Y cuando su ausencia se alarga se pueden ver sobrecargados de trabajo. Pudiendo generar un mal ambiente de trabajo. Los motivos para fingir una baja pueden ser de lo más variados. Pero el objetivo principal es el mismo en todos los casos, seguir cobrando sin tener que ir a trabajar.



Cuando la economía es débil, la astucia se incrementa y nos encontramos con casos de trabajadores ejerciendo una doble vida laboral o llevando a cabo actividades totalmente incompatibles con la baja laboral que presentan causando un enorme perjuicio a la empresa.


Hay casos, en los que una baja laboral fraudulenta conlleva que interactuemos con la persona a investigar porque pueda estar ejerciendo un doble trabajo.


En ocasiones, puede estar atendiendo al público y necesitaremos hacernos pasar por un cliente común para documentar este tipo de casos, en ellos, debido a la complejidad de usar una cámara normal, se utilizan cámaras ocultas para grabar la actividad laboral motivo de fraude.


Una vez concluida la investigación, redactaremos un informe en el que se reflejan las grabaciones realizadas y le haremos entrega del mismo.


Este informe tiene plena validez legal y lo puede utilizar ante un tribunal donde nosotros lo ratificaremos, en dicha ratificación haremos mención a la investigación realizada, a los días que hemos investigado y en que horas, a la actitud de la persona investigada, y por supuesto, responderemos a todas las preguntas que nos realicen durante el juicio.



METODOLOGÍA EN LA INVESTIGACIÓN DE UNA BAJA LABORAL


La metodología de un detective privado experto en bajas laborales fraudulentas, es seguir siempre un protocolo básico.


Primero concertamos una entrevista con el cliente para ver de qué tipo de baja médica fraudulenta se trata, una vez catalogada, se necesitan unos datos básicos como la localización de la persona a investigar, y plantear los días y las horas que más se adecuen al tipo de baja, porque, no es lo mismo demostrar que un trabajador está dado de baja por un falso motivo que no existe, que demostrar que un trabajador se ha dado de baja para salir de la ciudad e irse de vacaciones o demostrar que es un trabajador desleal, que ha pedido la baja para trabajar en otro sitio.


Son varios tipos de bajas laborales fraudulentas las que un despacho de detectives privados como el nuestro puede llevar a cabo, de manera que, si lo que necesita es un detective privado experto en bajas laborales fraudulentas, contacte con nosotros.


La observación de las actividades de un tercero y la captación de esas imágenes es el método más efectivo para demostrar una baja laboral fraudulenta.

SOLIDEZ LEGAL DEL TRABAJO DEL DETECTIVE


Los detectives privados llevamos décadas dedicándonos al seguimiento de personas que se encuentran de baja. A veces lo hacemos para mutuas, otras para aseguradoras, pero gran parte de esos seguimientos los contratan las propias empresas víctimas del abuso de algún trabajador.


Tras tantos años, hay numerosa jurisprudencia al respecto. Los límites que no se pueden cruzar y las circunstancias más favorables a conseguir para el despido están muy claros.


Cualquier detective privado con un mínimo de experiencia y cualquier despacho de abogados especializado en temas laborales sabe muy bien qué y cómo conseguir las pruebas que necesita. Salirse de ese camino para intentar ahorrar suele salir muy caro.




SOLIDEZ DE LAS PRUEBAS CONSEGUIDAS


Por los mismos motivos, sabemos perfectamente que conductas son las que debemos acreditar y cómo hacerlo para facilitar el trabajo del juez.


No olvidemos que el trabajo del detective es a la vez, en la práctica, un testimonio y una prueba documental (en cuanto a las fotografías y vídeos adjuntados en el informe).


La prueba gráfica es muy sólida, en especial la captada en vídeo. Por mucho peritaje e informe médico que avale la imposibilidad de algo, si se aportan al juez pruebas gráficas de que esa conducta se da en la realidad, no tendrá que esforzarse mucho el juzgador en ponderar a quien creer.


El clásico ejemplo sería el del trabajador que debe guardar reposo por dolores en la espalda o cervicales y se le graba descargando un camión o cargando bombonas de butano.


Por mucho que su médico de cabecera afirme que no puede estirar su brazo, si presentamos una grabación en la que aparece cargando bolsas con los brazos estirados, poco queda por discutir.


Antes de iniciar el seguimiento se debe tener muy claro cual es el principal objetivo a demostrar, que no es otro que demostrar la transgresión de la buena fe contractual.


Eso puede incluir varios tipos de conductas, pero se concretan en dos principales:


Trabajar en otro lugar, ya sea por cuenta propia (típico caso que se da de baja durante la temporada alta para ayudar en una empresa familiar), para terceros (trabaja en negro en otro lugar cobrando de ambos lados) y el peor pero no infrecuente, trabajar para la competencia.



¿Pueden ponerme a un detective privado para que me investiguen?

En cualquier relación laboral tanto el empresario como el trabajador deben cumplir con el principio de buena fe. Si el trabajador la transgrede, el empresario tiene derecho a recabar las pruebas necesarias para poder demostrarlo ante un tribunal. No existe ninguna ley que se lo prohíba.Por tanto, puede contratar los servicios de un detective privado para que realice dicha función.


¿Qué debe de saber el empresario sobre el uso de detectives?

El empresario no puede realizarte un seguimiento por su cuenta porque vulneraría tu derecho a la intimidad. Esta actividad la tiene que llevar a cabo un detective privado por estar acreditado profesionalmente para ello.



¿Qué enfermedades suelen utilizar los defraudadores?

Los defraudadores suelen recurrir a una amplia variedad de enfermedades. Pero las preferidas de estos son aquellas de difícil diagnóstico. De manera que no existen análisis, radiografías, etc. que puedan demostrar su mentira. El diagnóstico de estas dolencias se suele basar en la mayoría de casos en lo que transmite el trabajador. Hablamos de enfermedades como: Ansiedad, depresión, fibromialgia, migrañas, lumbalgia, esguince cervical, etc.


Normalmente eligen aquellas en las que ya han tenido una experiencia previa para recordar cómo se sentían. Esto les permite fingir y exagerar los síntomas para lograr que el médico les dé la baja.Además, tienen la peculiaridad de ser enfermedades que se pueden agravar en gran medida. Por lo que los médicos suelen dar la baja inmediatamente si ven que el enfermo no está simulando la enfermedad.



¿Qué consecuencias tendría si me “pillan” simulando una enfermedad?

Existe un incumplimiento grave y culpable por tu parte. En consecuencia, la empresa te podría realizar un despido disciplinario.


Además, deberías leer lo que dice tu convenio colectivo al respecto. Porque puede recoger un régimen disciplinario concreto para casos como el tuyo.



Si sospecha que un empleado puede estar cursando una baja laboral fraudulenta, no dude en contactar con nuestro equipo, estaremos encantados de ayudarle en su caso.


Detectigal

TIP Nº 4.829

© 2020 por Detectigal