• Detectigal

Eliminar nuestro rastro de Internet

Solo tardamos unos segundos en subir algo a la Red, pero se pueden tardar años en borrarlo. ¿Por qué cómo se borra algo que esta al alcance de todo el mundo y no ocupa espacio?


¿Cómo desaparecer de internet?


La manera más rápida y sencilla es ponerte a borrar toda la información relacionada contigo y que tienes la capacidad de eliminar.


Páginas como Account Killer

, Just Delete Me
o NameChk
ofrecen la posibilidad de buscar todo sitio en el que has tenido una cuenta. Para ello, incluyen además un link directo a la página a la que hay que acudir para desactivar los perfiles.


Esto resulta muy útil para asesinar nuestros “alter ego” virtuales de decenas de páginas en las que podemos haber creado perfiles. Ya sea desde cuentas de correo hasta perfiles en foros, Facebook, Instagram, Twitter, Wordpress y un largo etcétera.


La huella digital que dejamos después de años navegando por la web es enorme, por lo que viene bien tener una especie de brújula que nos indique qué debemos de eliminar.


Uno de los problemas a la hora de borrar nuestro historial es que muchas plataformas como Facebook no te lo ponen nada fácil, ya que normalmente toca navegar por una jungla de páginas hasta dar con la que te permite borrar la cuenta.


En el caso de que sea tan enorme la maraña que han creado que no logres desactivar los perfiles, puedes optar por cambiar el nombre de tu cuenta por otro que permita que no seas identificado y borrar todos los mensajes que has publicados.


Derecho al olvido


Hasta aquí todo bien. Pero, ¿qué pasa si la información está en webs sobre las que no tenemos control? Un periódico o de la web de la universidad, por ejemplo.


Aquí la cosa se complica porque para el derecho al olvido choca también con el derecho a la libertad de expresión y de información.


Por un lado, la forma más sencilla sería contactar directamente con cada webmaster y pedirle que borre nuestra información. Pero esto es bastante difícil, ya que muchas veces no quieren hacerlo o ni siquiera te contestan.


Por eso Google ha creado un formulario

a través del cual se puede pedir de una manera más sencilla que puedas ejercer tu derecho al olvido gracias la Unión Europea.


En dicho formulario se debe indicar nuestro nombre legal e identificar que URL se quiere retirar y por qué.


Todo esto se produce después de que 2014 una sentencia de la UE sentó jurisprudencia al dictaminar que Google debe de abstenerse de ofrecer datos de una persona que se considera afectada por la información que contienen esas URLs.


¿Cómo puedo reducir mi huella digital?


Lo ideal, en realidad, es evitar que este tipo de situaciones lleguen a producirse.

Pero, como señalamos al principio, nunca sabes de qué cosa que has subido a internet te puedes llegar a arrepentir en el futuro. Por eso, ahora que vamos constantemente dejando datos por ahí, lo mejor es aplicar una serie de metodologías para reducir nuestra huella digital.


Utilizar correos electrónicos desechables como cuando necesitamos entrar en una web que vamos a utilizar solo una vez, en vez de crear un perfil completo que dejará un rastro sobre nosotros.


Otra manera es utilizar VPNs, que nos permiten ocultar la IP desde donde nos estamos conectando, o emplear plugins como MaskMe en Chrome, que te permite entrar en webs sin tener que dejar tu correo electrónico principal.


La realidad, lamentablemente, es que los usuarios normales lo tenemos muy difícil para reducir nuestra huella digital.


Tenemos móviles que siguen nuestros pasos, aunque les digamos que no lo hagan. Contamos toda nuestra vida en redes sociales y tomamos Uber o Cabify de aquí para allá constantemente, dejando un reguero de información y datos que no sabemos si en el futuro deberán ser olvidados, y todo eso sin contar con el nuevo IoT, el Internet de las cosas.


Aunque elimines tu historial de navegación, Google mantiene registros de datos de las fechas y horas en las que utilizaste el servicio. Para que desaparezca tu huella por completo debes, además de borrar el historial como ya sabes de sobra, desactivar tu actividad. Basta con que te dirijas aquí

, selecciones la actividad que no deseas guardar y confirmes. También es necesario eliminar todo tu historial de búsqueda. En la misma web
, debes seleccionar ‘eliminar actividad por’, luego ‘eliminar por fecha’ y marcar ‘todo el tiempo’.


Deshazte de tus cuentas en Facebook, Instagram y WhatsApp, no se puede ser usuario de estas redes y mantener la privacidad, al igual que no se puede estar seco y mojado al mismo tiempo. Son dos conceptos incompatibles.


Si quieres utilizar cualquier otra red social, que sean cuentas anónimas y privadas.

En caso de que no estés dispuesto a renunciar a plataformas como Twitter o Reddit, continúa en ellas creando desde cero una cuenta que sea privada. Puedes seguir a quien quieras, pero debes prohibir que te sigan y cuidado con tuitear cualquier tipo de información sobre ti.


Usa un teléfono desechable para la autentificación de doble factor, muchos dispositivos y páginas web instan al usuario a este tipo de identificación para asegurar la protección de sus datos. Pero si te piden el número de teléfono para mandarte el habitual mensaje con la contraseña, no deberías proporcionar el real. La alternativa es hacerte con uno de esos teléfonos baratos y desechables disponibles en tiendas o usar alguna de las aplicaciones que proporcionan números de teléfono virtuales para recibir mensajes como Burner.


Di adiós a Google, Si buscas la máxima privacidad online, tendrás que deshacerte de tu cuenta de Google, recomiendamos el buscador Duck Duck Go como sustituto. La orden también se extienda a tu correo de Gmail y a Google Maps.


Utiliza un navegador seguro, preferentemente Tor. Google Chrome tampoco se libra, Tor es el navegador más seguro de la red pero si consideras este cambio demasiado excéntrico, hay alternativas que rallan a buen nivel en lo que a la privacidad del usuario se refiere como Mozilla Firefox o Brave.


Despídete de los productos inteligentes y de los dispositivos Android, Android es una compañía de Google y sus dispositivos envían diez veces más información sobre tu actividad a la compañía que los iPhone a Apple. Deshazte de las aplicaciones creadas por empresas de Google o Facebook en tu teléfono y de los altavoces inteligentes tan demandados últimamente. La domótica y tu privacidad digital no son buenos amigos.


Usa una aplicación de mensajería segura, ya hemos hablado antes de la necesidad de olvidarte de WhatsApp, pero en el club también entran Messenger, Google Hangouts y hasta Skype. La aplicación de Mensajes de Apple es válida si tienes un iPhone y todos tus contactos también lo tienen, una situación poco probable que puede corregirse utilizando la app Signal. Es considerada como la aplicación de mensajería más segura del planeta y funciona en Android, iOS, Mac y Windows. Es la app elegida por Edward Snowden para enviar mensajes.


Listado de herramientas


Correos deshechables:

https://temp-mail.org

https://www.yopmail.com

https://www.mohmal.com

https://tempail.com

https://www.emailondeck.com

https://correotemporal.org

https://10minutemail.com

https://www.crazymailing.com


Correo cifrado:

https://protonmail.com


VPN´s gratuitas:

https://nordvpn.com

https://www.hotspotshield.com

https://windscribe.com

https://hide.me

https://protonvpn.com

https://www.tunnelbear.com


Mensajeria:

https://signal.org


Comprobación cuentas:

https://www.accountkiller.com

https://justdeleteme.xyz

https://namechk.com


Y aún así nos seguirán quedando servicios como Spotify, Netflix, Amazon, PayPal y un largo etcétera, sin embargo, esperamos que estas recomendaciones os sean de utilidad.

TIP Nº 4.829

© 2020 por Detectigal